Miranda recibe a dos universitarios gallegos del exterior con una beca BEME que les permitirá establecerse en Galicia

El secretario xeral da Emigración recordó que desde la puesta en marcha de este programa tuvieron la posibilidad de acceder a esta iniciativa 500 jóvenes gallegas y gallegos de diferentes países.

El objetivo del mismo es atraer a los gallegos y gallegas que viven fuera y que desean completar aquí su formación especializada, de forma que puedan trabajar en Galicia y fijar definitivamente aquí su residencia.

  • Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
    Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
  • Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
    Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
  • Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
    Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
  • Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
    Imagen de la visita de los becarios BEME a la sede de la Secretaría Xeral da Emigración en Santiago de Compostela
Listen to this page using ReadSpeaker
Santiago de Compostela, 22 de noviembre de 2020.

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, recibió a dos universitarios gallegos del exterior que se encuentran completando su formación en las universidades gallegas a través de una beca BEME otorgada por el departamento que dirige y que les permitirá establecerse en un futuro en Galicia.

De este modo, el secretario Xeral pudo conocer los intereses y expectativas en Galicia de estos dos jóvenes, Pablo Pérez y Valentina Cristina Pita, procedentes de Argentina y México, respectivamente, y que se encuentran cursando estudios en la Universidad de A Coruña y en la de Santiago. 

Miranda recordó que este nuevo curso universitario optaron a desarrollar su formación en las tres universidades gallegas un total de 150 universitarias y universitarios que residían en el exterior.

El secretario Xeral les ofreció toda la colaboración necesaria para ayudarles durante su estadía en Galicia, y realizó con ellos una visita por la sedE de la Secretaría Xeral da Emigración, situada en la plaza de Mazarelos, centrándose especialmente en el Servicio de Retorno que cada año acoge y atiende a estas y estos universitarios en su llegada a Galicia.

En total, desde la puesta en marcha de esta iniciativa, tuvieron la oportunidad de acceder a la beca 500 jóvenes gallegos y gallegas de diferentes países de Europa, como Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Italia, Portugal el Rusia, así como de América, como Argentina, Uruguay, Brasil, Venezuela, Cuba, Canadá, México, y así hasta más de 20 nacionalidades del mundo.

De este modo, este es el cuarto año que la Secretaría Xeral da Emigración destinó becas de excelencia para la juventud exterior, denominadas BEME, con las que el Gobierno gallego posibilitó que otras y otros 150 tituladas y titulados universitarios gallegos y de currículo brillante, residentes en el extranjero y con una titulación de grado, licenciatura, ingeniería o arquitectura, puedan cursar estudios de máster en alguna de las tres universidades gallegas.

El objetivo de estas becas es atraer a los gallegos y gallegas que viven fuera y que desean completar aquí su formación especializada, de forma que puedan trabajar en Galicia y fijar definitivamente aquí su residencia. 

Esta iniciativa pretende no sólo captar para Galicia el talento más brillante de entre las y los jóvenes residentes fuera, fomentando el retorno de la población activa laboral, sino también facilitarles su establecimiento definitivo en la comunidad, contribuyendo a fijar nuevas y nuevos residentes en el territorio. La oferta se centra así en estudios con capacidad de absorción en el tejido productivo y laboral gallego.  

Las y los beneficiarios son gallegas y gallegos por nacimiento o descendientes por consanguinidad, acreditando un mínimo de dos años de residencia en el exterior y, a mayores, estar admitida o admitido en la preinscripción de alguno de los másteres de las universidades gallegas. 

Las y los estudiantes que obtuvieron esta beca en 2020 cuentan con una ayuda económica de entre 7.000 y 7.650 euros, dependiendo de si proceden de Europa o del resto del mundo, por curso completo de 60 créditos ECTS, que deben ser destinados a cubrir los gastos de matrícula, viaje, alojamiento y mantenimiento durante el curso. Aquellos y aquellas que se matricularon en 90 créditos disponen de un presupuesto total de hasta 11.475 euros, en función del continente de origen del alumnado.

Desde la primera convocatoria en el año 2017 cerca de 2.000 chicas y chicos gallegos optaron a una de estas 500 becas convocadas. 

En imágenes
51 lecturas