La Secretaría Xeral da Emigración destina más de 2,5 millones a las Ayudas Económicas Individuales

El departamento autonómico acaba de resolver un programa con el que benefició finalmente a 8.000 familias gallegas, la mayoría de ellas afincadas en Cuba y Venezuela.

La iniciativa permite, a través de un pago único, contribuir a cubrir las necesidades básicas de subsistencia y atención sociosanitaria de estos hogares gallegos con menos recursos.

Imagen de archivo en Maracay durante una jornada de refuerzo de solicitud de medicamentos para gallegas y gallegos residentes en Venezuela
Imagen de archivo en Maracay durante una jornada de refuerzo de solicitud de medicamentos para gallegas y gallegos residentes en Venezuela
Listen to this page using ReadSpeaker
Santiago de Compostela, 10 de julio de 2020.

La Secretaría Xeral da Emigración acaba de adjudicar por más de 2,5 millones de euros el programa de Ayudas Económicas Individuales. La iniciativa permite así llegar a 8.000 familias gallegas. Todas ellas recibirán un pago único, cuya finalidad es contribuir a cubrir sus necesidades más básicas de subsistencia y atención sociosanitaria.  

La convocatoria se realizó en régimen de concurrencia no competitiva, beneficiando principalmente a las familias gallegas de Cuba (6.267) y Venezuela (1.637). El resto de apoyos se distribuyeron en hogares de Argentina, Brasil, República Dominicana y Uruguay. 
 
Siete tipos de ayuda en función de las necesidades 
El grado de dependencia, la gravedad de las enfermedades y sus tratamientos, los ingresos económicos, y la edad de la persona solicitante, así como las cargas familiares, fueron, un año más, los criterios básicos de valoración. 

La convocatoria abarca siete tipos de ayuda. Las primeras son aquellas por unidad familiar en situación de precariedad; las segundas, por situación de dependencia o enfermedad grave de la persona solicitante; las terceras por situación de dependencia o enfermedad grave en el seno de la unidad familiar; las cuartas por invalidez o enfermedad permanente; las quintas por cobertura de medicamentos y tratamientos de enfermedades crónicas o graves cuando tengan un coste elevado; las sextas para las mujeres que sufran violencia de género; y las últimas para paliar una situación de desempleo en la unidad económica familiar.

En imágenes
260 lecturas