Emigración renueva acuerdos con entidades de Venezuela para ayudar a garantizar las condiciones de vida de las gallegas y los gallegos más desfavorecidos

La Xunta destina cada año 600.000 euros para cometidos asistenciales, sociales y culturales a los 46.000 gallegas y gallegos que residen en la República Bolivariana.

Fruto de la colaboración con las comunidades gallegas, Emigración es capaz de ayudar a familias en situación de precariedad, a dependientes y personas enfermas graves o permanentes, a adquirir medicamentos y tratamientos de enfermedades crónicas o graves, a gallegas que sufren violencia de género, y a paliar situaciones de exclusión social por desempleo, entre otros aspectos.

Listen to this page using ReadSpeaker
Santiago de Compostela, 28 de marzo de 2015.

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Mieranda, renueva este fin de semana uno de los acuerdos con entidades asentadas en Venezuela que prestan atención social y sanitaria para seguir garantizando, durante el año 2015, la asistencia en este ámbito a mayores gallegas y gallegos en riesgo de exclusión.

El departamento que dirige Rodríguez Miranda ha invertido a lo largo de 2014 -último ejercicio presupuestario ejecutado, siendo similar la previsión para 2015- en acciones asistenciales, sociales y culturales en Venezuela un total de 600.000 euros, entre ayudas individuales, acuerdos para atención sociosanitaria con entidades que trabajan en este terreno, y diversos programas de la Secretaría.

De esta manera, además de ayudar en el cuidado a las y los mayores gallegos residentes en Venezuela, y fruto de la colaboración y el intenso cometido de las comunidades gallegas a pie de campo, Emigración puede ayudar a las gallegas y gallegos residentes en Venezuela con unidad familiar en situación de precariedad; con situación de dependencia o enfermedad grave en el seno de la unidad familiar; con invalidez o enfermedad permanente; sin cobertura suficiente de medicamentos y tratamientos de enfermedades crónicas o graves; a mujeres que sufren violencia de género; y las situaciones de riesgo de exclusión social por desempleo en la unidad económica familiar; entre otras casuísticas amparadas por los programas y líneas de ayuda de la Secretaría Xeral.

Ojos y manos
Aparte de los acuerdos para apoyar directamente ese trabajo en el ámbito de los servicios sociales, Emigración también apoya el desarrollo de acciones que consolida el papel de las comunidades gallegas como eje catalizador de la ayuda social en todo el país. Así, y precisamente por lo delicado del momento en Venezuela, sus funciones y cartera de servicios están ampliándose no sólo a las asociadas y asociados directos de las comunidades gallegas, sino a toda la colectividad gallega presente en la República Bolivariana.

Estas comunidades desarrollan tareas de apoyo para facilitar los requisitos administrativos a las personas beneficiarias de los programas sociales de Emigración: además de las ayudas individuales, las de emergencia social, y también los programas Conecta con Galicia, Reencontros na casa, Reencontros na Terra, Escolas Abertas, Campamentos de Verano, talleres y seminarios, etc., tanto en la capital, Caracas, como en otras poblaciones de relevancia de la República.

Así, de manera complementaria, las y los propios paisanos residentes en Venezuela realizan cometidos de pesquisa de gallegas y gallegos en situación de precariedad, tarea que resultaría inviable sin la activa colaboración, y la decidida implicación de las trabajadoras y trabajadores, y miembros en general, de esas entidades, que la Xunta reconoce y valora. "Galicia tiene ojos y manos en Venezuela, para ayudar a los que más lo necesitan, y esos ojos y manos son precisamente las comunidades gallegas presentes en el país", en palabras de Rodríguez Miranda.

1665 lecturas