Una de las mayores concentraciones de petroglifos de Europa

El Val do Lérez, Vigo y el Baixo Miño reúnen el mayor número de estos grabados rupestres.
Una de las mayores concentraciones de petroglifos de Europa

La provincia de Pontevedra es una de las zonas de Europa con mayor concentración de grabados rupestres, sobre todo petroglifos. Los principales hallazgos se produjeron en el valle del río Lérez, en el municipio de Vigo y en la comarca del Baixo Miño. Desde los ampliamente conocidos al norte del Ayuntamiento de Campo Lameiro hasta el castro de Santa Tegra en la desembocadura del Miño, pasando por Cotobade (la “Pedra das Ferraduras” en Fentáns) o los laberintos de Mogor (Marín), a orillas de la ría mirando al mar. Cada año de investigación aparecen nuevos hallazgos. Desde la década de los noventa sólo en la zona de Vigo y Baixo Miño surgieron unas 350 nuevas piedras grabadas.

Los grabados rupestres son expresiones hechas sobre piedra, al aire libre, que parecen tener un significado simbólico-religioso. La mayor parte de ellos fueron realizados a inicios de la Edad de Bronce (1800-750 a. C.). En Galicia, el arte rupestre en general tiene, a juicio de los investigadores, una personalidad propia frente a otros focos del occidente europeo, y ésta se plasma, por ejemplo, en diversas representaciones de animales (ciervos, caballos o serpientes) y armas. El especialista Peña Santos confirma que Galicia es una de las zonas de Europa Occidental más eminentes en este sentido.

(El capítulo completo y más singularidades de Galicia, en el libro Galicia en cen prodixios, de Henrique Alvarellos (Edicións Xerais, 2004))

5558 lecturas