Fisterra - Faro

Vista panorámica desde el Faro de Fisterra

Las crónicas de Paulo Orosio y Lucio Anneo Floro, el autor de una epítome de la ingente e imprescindible Ab Urbe Condita de Tito Livio, recogen que Décimo Junio Bruto "El Galaico" -aquel general romano que en el siglo II a.C. había conquistado la Gallaecia tras cruzar el legendario río Lethes o Limia- llegó al fin del mundo conocido y allí, en el ocaso, vio al incandescente sol precipitarse sobre el océano y las llamaradas surgir de este sí ancho pontus.

Finis Terrae, Fisterra, entraba así en la Historia y ya no saldría jamás de ella: lugar mágico y fin del Camino a Compostela desde los primeros momentos de la ruta de peregrinación más importante del occidente europeo, en 1853 se erigió un faro que con su luz -o su sirena en los días de niebla (aquí espesa “borraxeira”)- alerta a las y los navegantes de que se encuentran en la Costa de la Muerte, y que este no es un viaje como los demás.

Fisterra - Faro
1710 lecturas