Hortensia Blanch Pita

Memoria de Silvia Mistral
Hortensia Blanch Pita

"Una playa inmensa, y nada más. Ni caseta, ni agua, ni comida, ni enfermeros, ni medicinas. Sólo la arena y el mistral. Y los senegaleses. Altos y negros, semejan niños a los que se ha dado un fusil y un uniforme y una orden de matar". Con estas palabras relató Hortensia Blanch el drama del campo de refugiados de Argeles-sur-Mer, en Francia, donde fueron recluidos millares de republicanos españoles. Sus crónicas nos hablan de los desastres de la guerra y de la falta de humanidad. No era una ojeada falta de experiencia: la vida de Hortensia Blanch había comenzado en la emigración y se encaminaba hacia el exilio.

La escritora y crítica cinematográfica Hortensia Blanch Pita, más conocida por su alias literario de Silvia Mistral, nació en La Habana el 1 de diciembre de 1914, hija de padre catalán y madre gallega. Pasó algunos años de su infancia en la tierra natal de su madre, en Vilalba. No obstante, en 1926 retornó la Cuba con su familia.

En 1931, tras la proclamación de la II República, la familia volvió a España, instalándose en Barcelona. En esta ciudad comenzó a trabajar en un laboratorio químico; enseguida comenzarían sus colaboraciones periodísticas. A los 18 años comenzó a publicar textos en los suplementos literarios de los periódicos "Las Noticias" y "El Día Gráfico".

De Silvia Mistral hay que destacar su actividad como crítica cinematográfica en la revista Popular Film, ampliándose después a las publicaciones "Films Selectos" y "Proyector". En julio de 1936 Silvia Mistral se hizo cargo de la sección de publicidad de la Paramount, sección que también había dirigido la escritora gallega María Luz Morales.

Tras el comienzo de la Guerra Civil continuaría con su trabajo en la industría química, al tiempo que publicaba colaboraciones en la revista "Umbral". Destacan también sus crónicas de guerra en el diario "La Vanguardia". También fue secretaria de la revista "Nuevo Cinema". Al terminar la guerra marcha a Francia, donde permaneció hasta embarcar en el buque Ipanema con destino a México. Frente a la deshumanización que por aquel tiempo vivía Europa, puede recordarse aquí la gran muestra de solidaridad que dio México -con su presidente Lázaro Cárdenas a la cabeza- acogiendo a los exiliados españoles.

Sus últimos días en Barcelona y el drama de los campos de concentración en Francia quedaron reflejados en su libro de memorias Éxodo. Diario de una refugiada española, libro que contó con el prólogo de León Felipe y que constituye una crónica dramática del exilio republicano. El texto fue publicado por entregas en la revista mexicana "Hoy", con ilustraciones del artista sevillano Francisco Carmona. Posteriormente, fue editado en 1940 como libro por la editorial Minerva.

Ya en México consiguió reunirse con su compañero, el militante anarquista Ricardo Mestre. En el exilio Silvia Mistral continuó su actividad como escritora, incluyendo su papel como crítica de cine en revistas como como "Artes y plata". Así, escribió cuentos para la revista "Aventura". Fue autora de novelas rosa como Violetas imperiales. Otras obras de esta autora fueron: Madréporas, con ilustraciones de Ramón Gaya; La cola de la sirena, El niño de la banda y La cenicienta China. Falleció en México D.F. el 21 de agosto de 2004.

Bibliografía: 

GODOY, EMILIO: “Silvia Mistral. Testigo y cronista del exilio de los republicanos”, en El Mundo, 26 de agosto de 2004, p. 5.

RODRIGO, ANTONINA: “Silvia Mistral, escritora del exilio", en El País, 22 de agosto de 2004, p. 37.

Documentación asociada
Documentación asociada
Un artículo de Silvia Mistral52.96 KB

Álbum de la Emigración

El Álbum de la Emigración recupera las figuras más destacadas de las colectividades gallegas en América, así como sus principales creaciones. Un acercamiento a la memoria de nuestra emigración.

El Álbum de la Emigración es un proyecto delArchivo de la Emigración Gallega(contenidos) yculturagalega.org(diseño)

E-mail : aemigracion@consellodacultura.org
Tel: +34 981 557351 / Fax: +34 981 582985


Consello da Cultura Galega
2123 lecturas