Lavacolla, un hervidero de familiares que esperaban el regreso de los suyos

La emoción hizo mella un año más en el aeropuerto de Santiago de Compostela. Repartidos en cuatro vuelos, llegaban los 132 participantes del programa «Volver á Terra» que anualmente organiza la Secretaría Xeral de Emigración en colaboración con la Consellería de Traballo e Benestar.

Como el resto de los años, los gallegos residentes en Argentina formaban el grupo más numeroso, compuesto por unas 64 personas, seguidos del grupo de los uruguayos, que eran 58. Los argentinos se hicieron esperar. Tenían el vuelo previsto para las 8.55 horas, pero no llegaron hasta las 12.30 de la mañana al aeropuerto de Lavacolla.

Ya por la tarde llegaría el último de los grupos de beneficiarios de las ayudas de la Consellería, el formado por las nueve personas que viajaban desde Cuba, así como el único viajero que venía desde Brasil para pasar unos meses en su tierra natal.

Un fin muy concreto
El programa «Volver á Terra» tiene por finalidad favorecer el acercamiento de los emigrados a Galicia, así como ofrecerles la oportunidad de ver a sus familias. En su mayoría, los emigrados tienen unos 60 años de edad, no obstante, en esta edición, dos de los participantes -que residen en Argentina y Uruguay- eran mayores de 90 años.

La estancia total de los participantes será de tres meses y se hará en dos fases muy diferenciadas. Unos estarán dos semanas en la Residencia de Tiempo Libre de O Carballiño, en Ourense, para desarrollar actividades recreativas y culturales acomodadas a sus necesidades. Allí también tendrán la oportunidad de ponerse en contacto con la realidad actual de su tierra, propiciando actividades que posibiliten el conocimiento de la Galicia de hoy, así como el intercambio de experiencias con el resto de los participantes. El resto de los beneficiarios pueden optar a una estancia de un tiempo máximo de tres meses con sus más allegados.

679 lecturas