Las redes sociales, las primeras en retransmitir, ofrecer apoyo y canalizar las ayudas para las víctimas

  • La triste tragedia del terremoto chileno se hizo eco, al momento, en dos redes sociales: Twitter y Buzz. En Twitter, los comentarios venían desde tags como #Chile y #terremotoChile, que actualmente siguen siendo utilizados para dar a conocer las réplicas que hasta el mes pasado han persistido en el país andino.

Cuando el sur de Chile tembló, lo hicieron, a su vez, las redes sociales. A las 3.38 (hora chilena), Twitter ya contaba con un comentario sobre el sismo al que decenas de respuestas le seguirían esa misma noche, así como los siguientes días.

La triste tragedia se hizo en eco, principalmente, en dos redes sociales: Twitter y Buzz. En Twitter, los comentarios venían desde hashtags como #Chile y #terremotoChile, que actualmente siguen siendo utilizadas para dar a conocer que hasta el mes pasado habían seguido las réplicas en el país andino.

Jees es el sobrenombre de Jose Enrique Escardó, el primero en narrar el terremoto en la red social de Google, Buzz. En su entrada, Escardó comentaba dónde se había dado el epicentro del sismo, así como su intensidad. Además, el internauta utilizó Google Maps con el fin de situar la zona del temblor. Jose Enrique Escardó contó la duración del terremoto, la hora y los datos que le llegaban desde los distintos medios de comunicación chilenos.

«No hay electricidad. No hay Internet. Igual hacia el sur», tecleaba rápidamente en la red social de Google. «En Lagos fue de 5 grados. En Antofagasta de 2 grados. En Rancagua fue 7 grados. Valparaíso: 6 grados», informaba. «Bachelet acaba de llegar a la Oficina Nacional de Emergencia a las 3.00 hora de Perú, 5.00 hora de Chile. Las réplicas siguen, algunas muy fuertes, especialmente cerca del epicentro», escribía Jees. Unos minutos después, pero esta vez por Twitter y con el nick de @alvaroliuzzi, el nuevo usuario comentaba que un contacto en Facebook había asegurado que el terremoto se había sentido también en el Mar del Plata, Argentina. Estas respuestas ponían en evidencia toda una concatenación de comentarios en las tres redes sociales más usadas en todo el mundo.

«En mi caso, - comenta Jose Enrique Escardó-, además de usar Twitter para enviar titulares y enlaces, publiqué un post en Google Buzz que iba actualizando en tiempo real a medida que aparecían las noticias». De este modo, Buzz fue seguido por muchas personas que completaban la información en Twitter y, después, lo compartían también en Facebook.

«Los comentarios en relación a esta iniciativa y a su utilidad para entender lo que pasaba en medio de tanto caos fueron muy favorables», señala Escardón en una opinión en las redes sociales. «Mis amigos en Facebook y seguidores en Twitter agradecían que hubiera podido informarles paso a paso lo que sucedía a través de las actualizaciones en tiempo real de mi Buzz», explica. «Estoy muy contento de haber logrado mostrar la utilidad periodística de Google Buzz, aunque haya sido a través de un acontecimiento tan triste para nuestros vecinos de Chile y miles de peruanos que están preocupados por sus familiares», termina el internauta.

Google también fue noticia en esos días por crear un buscador de personas que se había hecho famoso por el servicio prestado con Haití. Pocas horas después de la tragedia, en el buscador entraban cientos de personas con el fin de conocer el paradero de sus familiares y amigos.

Facebook se hizo eco
La red social Facebook tardó algún tiempo más que otras, pero también se hizo eco del accidente en el país andino. En ese mismo día se crearon una multitud grupos de apoyo para ayudar a las víctimas, buscar a gente desaparecida, ofrecer apoyo a los afectados o canalizar las ayudas que llegarían desde todos los lugares del mundo. Estos son los ejemplos más famosos:

Chile Ayuda a Chile. Este grupo recopila unos 4.300 seguidores. Aquí se pueden encontrar mensajes de todo tipo. Desde palabras de esperanza para todos los chilenos, como cuentas bancarias para canalizar las ayudas. Si algo se destaca en Chile ayuda a Chile, es la capacidad de todos los chilenos de echar una mano, como Roberto Ciudad, que escribe en el muro del grupo: «Tengo trabajo que ofrecer a quien busque algo aquí, en Santiago. No es mucho, pero para quien perdió todo sería un comienzo. Vendedor comisionista de televisión por cable». Algunos estudiantes, como Tere Sanhueza -que realiza educación infantil- deciden ayudar de otra manera: «Creo que los niños han estado tan afectados como nosotros por lo que ha pasado estos días. Por eso, mis compañeras y yo estamos dispuestas a ayudar siendo voluntarias, disfrazándonos y haciendo juegos didácticos para ellos».

Fuerza Chile. «A nuestros hermanos chilenos les toco sufrir la furia de la naturaleza, este 2010 hemos comenzado con catástrofes naturales... debemos tomar conciencia y empezar a tomar las riendas y cuidar nuestro planeta, nuestra casa». Con estas palabras arranca los comentarios en el grupo Fuerza Chile, donde también aparece información detallada para ayudar al país por medio de la gestión de los distintos organismos y oenegés que están involucradas en la ayuda directa al país andino.

Un techo para Chile. Patricio Domínguez es el Director Social de la oenegé Un techo para Chile, que ya tiene casi 110.000 amigos en Facebook, todo un verdadero récord. «El terremoto del 27 de febrero pasado quedará fuertemente grabado en la memoria de todos los chilenos. Por la magnitud del daño ocasionado creo que hemos estado frente al evento más relevante de los últimos años de nuestra historia», comenta. Gracias a grupos como este, así como la presión de las distintas web, Patricio Domínguez afirma que «a día de hoy ya se han movilizado ya más de 12.000 voluntarios, por lo que Un Techo para Chile ha entregado más de 5.000 viviendas de emergencia hasta la fecha. ¿Cómo lo hicimos? Ya tenemos decenas de convenios con universidades, empresas, colegios, etc. Todos ellos, además de los miles de voluntarios que se han inscrito en nuestra página web para construir en alguna de las próximas semanas, son parte de uno de los más grandes y significativos movimientos sociales del último tiempo». Para el coordinador del evento, todos estos jóvenes que han vivido el suceso ya se les conoce como la «generación del terremoto».

Terremoto Chile- Apoyo Total. Este grupo muestra enlaces a varias onenegé que apoyan a los afectados por el sismo. El muro de esta página se encuentra lleno de mensajes de apoyo tanto de ciudadanos chilenos como de otros países. Además, este grupo, al igual que muchos otros, pone a disposición enlaces para otros grupos de ayuda más concretos (especialistas en leyes, en construcciones sanitarias, en transportes, etc.).

El Gobierno usa los blogs
«Este blog ha sido creado para informar a la ciudadanía en torno a la emergencia tras el terremoto del 27 de febrero en la zona centro sur de Chile». Este es el subtítulo que se puede leer en el blog del Ministerio de Obras Públicas. La creación de blogs a causa del seismo ha sido una idea muy apoyada por los distintos grupos que llevan acciones de reconstrucción. Así, también se debe destacar la coordinación de distintas web como Chile Ayuda, donde se propone la mejor forma de buscar personas, obtener ayuda legal, cómo donar sangre, materiales, etc.

Pese a que las web son una buena herramienta, solo las redes sociales han permitido leer mensajes de esperanza como «Gracias a Dios encontraron a la familia Pereira. Todos están a salvo, están aislados, pero con vida, sin comida y sin agua. Gracias a todos los que hicieron posible esta ayuda», termina el post.

959 lecturas