El ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos)

Creado hace casi medio siglo, la intención primera era la de desarrollar una cinematografía cubana y divulgarla fuera de las fronteras. A pesar de la crisis de los años 90, la industria siguió la frote por la vía de la autofinanciación

En marzo de 1959 tras el triunfo revolucionario en Cuba, se aprobaron una serie de medidas para promover el desarrollo cultural del país. Una de las más reseñables fue la creación del Instiuto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

Legalmente este organismo tiene como finalidad organizar, establecer y desarrollar la industria cinematrográfica atendiendo a los criterios artísticos enmarcados en la tradición cultural cubana.

Según la ley 169 del 20 de marzo de 1959, «el cine constituye un instrumento de formación y de opinión de la conciencia individual y colectiva por el que puede contribuir a hacer más profundo al espíritu revolucionario y a sostener su aliento creador».

Con el tiempo, las instituciones creadas por la Revolución y dedicadas a fines culturales, comenzaron a divulgar la mejor de las artes cubanas y del mundo.

Durante la década de los 60, el cine cubano vio nacer obras antológicas como Memorias del Subdesarrollo, La muerte de un burócrata o Lucía. Se abrió entonces una brecha cinematográfica que englobaba un cine con vocación social y que se convirtió en el que se llamaría Nuevo Cine Latinoamericano; rompería esquemas y propondría una nueva formas de asumir con orgullo los talentos del cine cubano.

El apoyo a la cinematografía cubana fue decreciendo a partir de la década de los 90 y la financiación se redujo. Pero por el camino del autofinanciamiento y de las coproducciones el cine fue obteniendo premios internacionales en festivales como Berlín, Sundance, Huelva, Biarritz o Cartagena y por supuesto en La Habana. Revísta Cine Cubano, que se publica en los años 60, se mantiene viva como memoria y ojo crítico de un cine que nació marcado por el compromiso con las artes y la realidad.

La Cinemateca de Cuba, creada por el ICAIC en 1961, es la única de su tipo en el Caribe y una de las más importantes de América. Fue creada para almacenar un volumen patrimonial enorme, un valioso archivo histórico fílmico y en sus bóvedas se encuentra una significativa colección extranjera.

2809 lecturas