Galicia, una comunidad que crece de la mano de la inmigración

La Xunta de Galicia, especialmente desde la Secretaría Xeral de Emigración, organiza programas destinados a las necesidades de los inmigrantes, ya que actualmente en la comunidad viven 95.568, una cifra que casi se cuadriplica respecto al año 2000, cuando había 25.602 empadronados.

Tan solo durante el 2.009, el número de extranjeros residentes en Galicia se elevó a 95.568, es decir, un 3,4 por ciento de la población total, con un aumento del 17 por ciento con respecto al año anterior, cuando había 81.442 empadronados (que representaban el 2,9 por ciento de los habitantes).

Según los datos aportados por la Secretaría Xeral de Emigración «os principias países de inmigración son Portugal, con 18.521 inmigrantes, Brasil, con 10.574, Colombia, con 8.279, Romanía, con 5.187, Arxentina, con 5.148, e Marrocos, con 4.667». «En termos porcentuais, do total da poboación galega, 2.784.169 habitantes, os nosos inmigrantes representan un 3,4 por cento, asentándose maioritariamente nas provincias de Pontevedra e A Coruña», señalan desde la Xunta.

Los datos avalan que Galicia es una comunidad que en los últimos años ha cambiado de rol: de ser un país exportador de emigrantes hacia el exterior a convertirse, desde hace unas pocas décadas, en una sociedad receptora de inmigrantes que buscan aquí un futuro mejor.

En el conjunto del país
Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de extranjeros empadronados en España llega al 11 por ciento de la población total. Por su parte, Castilla y León y Castilla-La Mancha son las autonomías que experimentan un mayor crecimiento, un 30 por ciento respecto al año anterior. Además, el número de extranjeros empadronados era de 5.268.762, cifra que significa un 11 por ciento del conjunto de la población, mientras que en el 2007, este número era de 4.519.554, un 10 por ciento menor del total nacional.

Además de Castilla y León y Castilla-La Mancha, las autonomías que registran un crecimiento más llamativo son Asturias, Aragón y Cantabria, todas ellas con porcentajes en torno al 24 por ciento, seguidas de Extremadura, con algo más de un 20 por ciento y la ciudad autónoma de Melilla con el 21. A estas comunidades les siguen País Vasco y La Rioja, con el 19 por ciento de aumento entre 2007 y 2008 en los dos casos.

Por otro lado, los datos más bajos se encuentran en Murcia, con el 11 por ciento y Canarias y Cataluña, que rozan el 13 por ciento.

frente a estos datos se puede afirmar que Galicia se establece en un punto medio en la estadística del Instituto Nacional de Estadística (INE) con un perfil de inmigrantes establecido en «xente nova, procedente case na totalidade de Latinoamérica, e que vén a Galicia fundamentalmente por motivos laborais», tal y como precisan desde la Secretaría Xeral de Emigración.

10266 lecturas