Llegan a Galicia los primeros chicos y chicas de la diáspora participantes en los campamentos de verano y de trabajo de la Xunta

En la convocatoria de este año, se beneficiarán más de 300 hijos, hijas, nietos y nietas de emigrantes gallegos y gallegas residentes en el exterior.

Estarán 12 días en las instalaciones oficiales, pero después pueden quedar hasta un mes más a cargo de sus familiares.

Listen to this page using ReadSpeaker

Los primeros y las primeras participantes en los "Campamentos de Verano 2011" de la Xunta de Galicia procedentes de la diáspora, beneficiarios y beneficiarias del turno correspondiente a la primera quincena de julio, aterrizaron en el aeropuerto compostelano de Lavacolla. Los 3 más madrugadores, con origen en México, lo hacían a las nueve de la mañana; a las once de la mañana llegaban 2 participantes de otras Comunidades Autónomas españolas; a la una del mediodía, 14 que provenían de Venezuela; y a las ocho menos veinte de la tarde, aterrizararán 33 procedentes de la República Argentina. Ya en la mañana del sábado día 2 llegarán los 31 restante, que llegan desde Uruguay, hasta completar los 83 totales de esta primera tanda.

Estas 83 plazas, y las restantes hasta un número superior a las 300 en este verano, corresponden a las reservadas a hijos, hijas, nietos y nietas de residentes gallegos y gallegas en el exterior en los Campamentos de Verano que organiza la Dirección Xeral de Xuventude, sufragadas por la Secretaría Xeral da Emigración.

Fueron, en esta convocatoria de 2011, más de 700 las solicitudes recibidas para un total de 336 plazas. Un año más, el país del que proceden la mayoría de los jóvenes y jóvenes es la República Argentina, con 148, casi la mitad del total. Siguen después Uruguay con 76, Venezuela con 52, Brasil con 20, y el resto de los beneficiarios proceden de Perú, México, Cuba, Chile, y Costa Rica. Hay también tres plazas que se reservaron para residentes en otras Comunidades Autónomas españolas, y finalmente una de ellas recayó en un solicitante residente habitual en Francia.

La Galicia del exterior
Se trata de un número de plazas reservado al colectivo de la diáspora, con el objetivo de fornecer las ligazones que relacionan a estos jóvenes y jóvenes con la tierra de sus familiares y que, en muchas ocasiones, sienten como propia por encima de los países donde hayan nacido. La iniciativa, para muchos de ellos y de ellas, supone la primera posibilidad de conocer físicamente la tierra de sus antepasados, y las generaciones de su familia que quedaron en la Galicia territorial.

Según atesora la experiencia, en estos Campamentos de Verano, los hijos y nietos en la diáspora comparten con la otra juventud gallega unos días de experiencias e intercambio que suponen un importante enriquecimiento mutuo, especialmente en el caso de los residentes habituales en países de América Latina, que soy el 99 por ciento de los beneficiarios.

Los chicos y chicas tienen entre 14 y 17 años, y estarán un total de 12 días en dos instalaciones dependientes de la Xunta, la de "Los Chacotes" de Cuevas de Rey y el albergue de Gandarío, en Bergondo. Después de su estadía en estas instituciones, y siempre que sus familiares se hagan cargo de ellos, pueden quedar aun en Galicia por período máximo de 30 días.

Campos de trabajo
Al mismo tiempo, también arribaron al aeródromo compostelano los primeros 4 jóvenes y jóvenes que participan en campos de trabajo, iniciativa que combina la parte lúdica de los campamentos de verano con la formativa. En este caso, estos cuatro chicos y chicas proceden de México y se beneficiarán de la modalidad medioambiental del programa en las instalaciones autonómicas del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas, concretamente en Cíes.

2642 lecturas