Convocada la edición de este año del programa ‘Reencontros na Terra', del que se beneficiarán 135 gallegas y gallegos en el exterior

Mercé la esta iniciativa, las y los mayores de la diáspora retornan temporalmente a la Galicia territorial, se benefician de una estadía en una Residencia de Tiempo Libre, e incluso pueden quedar después con las y los familiares hasta 45 días.

Se encuentran ya en Galicia los 153 beneficiarios y beneficiarias del ‘programa hermano' Reencontros na Casa.

Imagen de archivo de la visita del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a la Residencia de Tiempo Libre de O Carballiño, donde se encontraban las y los participantes del 'Reencontros na Terra' 2017
Imagen de archivo de la visita del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a la Residencia de Tiempo Libre de O Carballiño, donde se encontraban las y los participantes del 'Reencontros na Terra' 2017
Listen to this page using ReadSpeaker
Santiago de Compostela, 3 de julio de 2017.

El Diario Oficial de Galicia publica hoy la resolución por la que se convoca la edición de este año del programa “Reencontros na Terra”, organizado por la Secretaría Xeral da Emigración y desarrollado con la colaboración de la Consellería de Política Social. En esta edición de 2017, formarán parte del programa un total de 135 personas.

Esta publicación coincide en el tiempo con la primera semana de estadía en la Galicia territorial de los beneficiarios y beneficiarias del ‘programa hermano' Reencontros na Casa, que cuenta este año con 153 participantes, por lo que el número total de personas mayores gallegas residentes en el extranjero que podrán este año venir a Galicia de la mano de Emigración alcanza las 288.

Ambas iniciativas tienen por finalidad favorecer el acercamiento a su tierra y a sus familias de las y los emigrantes gallegos de 65 o más años de edad. Concretamente gracias al programa hoy convocado, pueden redescubrir no solo sus raíces, tanto de tipo cultural y social, e incluso familiar, sino además ponerse en contacto con la realidad de su país de origen mediante actividades que posibiliten el conocimiento de la Galicia actual, el encuentro con las familias, y el intercambio de experiencias con el resto de las y los participantes.

Aunque todas las y todos los participantes han de tener 65 o más años de edad, condición sine qua non para beneficiarse del programa, la edad media supera ampliamente esta cifra. Según las bases hoy publicadas en el DOG, el plazo de presentación de solicitudes finaliza dentro de un mes natural, el 3 de agosto.

Para informar sobre las cuestiones relativas al programa se celebran reuniones informativas previas en los diferentes  países en las que participan los beneficiarios y beneficiarias y en las que interviene personal de las delegaciones de la Xunta o, en su caso, de las entidades colaboradoras; los médicos acompañantes en lo relativo a los temas de cuidado de la salud (en Argentina y Uruguay); y personal designado por la agencia de viajes que resulte adjudicataria del concurso público, en lo tocante a los asuntos de embarque, conexiones, pasajes, etc.

La estadía
El programa se desarrolla a lo largo de hasta 45 días, con dos fases diferenciadas. La primera de ellas consiste en una estadía de dos semanas, en una de las residencias de la Consellería de Política Social, en régimen de pensión completa, desarrollando actividades recreativas y culturales acomodadas a las personas participantes, y con excursiones, en transporte colectivo, a distintos lugares para un mejor conocimiento de la Galicia de hoy en día. Incluye una visita a Santiago de Compostela con recorrido por la ciudad monumental, y recepción institucional. También realizarán diversas visitas a otras villas gallegas.

En cuanto a la segunda fase, esta consiste en una estadía con sus familiares de Galicia, con quienes pueden estar hasta completar un tiempo máximo de 45 días. Se trata de un complemento a la estancia “oficial” que supone para muchos de los beneficiarios y beneficiarias una oportunidad única de encontrar sus raíces más singulares y personales, y redescubrir los lazos familiares dejados atrás, pero no por eso olvidadas.

540 lecturas