Un abogado hijo de emigrantes, en la zona más austral del planeta

A pesar de la distancia, Juan Carlos Núñez mantiene viva la tradición de su sangre gallega.

Listen to this page using ReadSpeaker

Nacido en Buenos Aires, Juan Carlos Núñez tiene en sus venas la sangre cien por cien gallega de sus padres emigrantes. Su padre, de Culleredo, y su madre, de Cee, se conocieron en Argentina, país al que emigraron los dos en el año 1955. Abogado de profesión, Núñez vive desde hace siete años en Ushuaia, capital de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. A pesar de la distancia, el letrado ha llevado su condición de gallego a todos los ámbitos de su vida.

Durante su carrera tuvo entre sus clientes muchos emigrantes gallegos a los que defendió en diversos litigios. También en casa ha tratado de inculcar a sus hijos la tradición de pensamientos heredados de padres y abuelos, difundiendo en cuanto puede las tradiciones de su sangre gallega.

La incorporación al Poder Judicial de Tierra del Fuego, además de una buena oportunidad laboral, le llevó a instalarse en «un lugar donde la naturaleza todavía está intacta» y que en algunos aspectos le recuerda a la Galicia de sus padres, que visita a menudo.

Entre las similitudes que ha encontrado entre las dos regiones, Núñez destaca el cambio de estación en los árboles y el olor a marisco. «Vivo frente al mar en el Canal de Beagle, donde podemos encontrar berberechos, pulpitos, mejillones, centolas... me recuerda a la costa de Fisterra y a la zona de Muros y Noia».

Desde su infancia, su familia formó parte de sociedades de emigrantes. Antes de trasladarse a Ushuaia, Juan Carlos participaba activamente en el Centro Gallego, la Sociedad de Tuy-Salceda, la Sociedad Hijos de Lalín y el Centro de Residentes de La Coruña.

1057 lecturas