José López Rodríguez (Pote)

Pobreza, riqueza, ruína
José López Rodríguez (Pote)

La Historia de la emigración gallega a América está llena de muchos fracasos y de unos pocos éxitos. Por algunos que hicieron cuartos, otros muchos regresaron tan pobres como marcharon. Mientras, no es raro encontrar también el caso en el que se juntan éxito y fracaso. Tal es el caso de José López Rodríguez, en el que se combinan pobreza, necesidad, riqueza y ruina. Ésta es su historia.

Comerciante y empresario. José López Rodríguez nació en Maside en 1862. Emigró a Cuba en 1880, donde comenzó a trabajar como dependiente en el comercio de un pariente. Fue por estos años cuando José López Rodríguez ganó el alias que lo acompañaría el resto de su vida: "Pote". En efecto, la afición de nuestro protagonista por todo tipo de potajes y caldos le impuso el sobrenombre de Pote, por el que sería conocido popularmente. Ahora bien, su gusto por este tipo de comidas no mostraba sólo un criterio de tipo gastronómico, sino también el quehacer de un emigrante de ahorrar la mayoría de lo que ganaba, reduciendo al máximo sus gastos. Más adelante Pote pasó a emplearse en una imprenta, iniciándose en un negocio que sería a base de su fortuna.

En 1890 Pote casó con Ana Luísa Serrano, rica viuda propietaria de La Moderna Poesía, una de las mejores librerías de La Habana. A partir del casamiento Pote pasó a encargarse de la dirección del negocio, ampliándolo y abriendo varias sucursales en otras localidades de Cuba. Bajo su dirección, La Moderna Poesía se convirtió en la mejor librería y papelería de Cuba, convirtiendo a José López en un comerciante conocido en toda la isla. Comentamos, a título de la anécdota, que en los blocks rayados que vendía La Moderna Poesía aparecía la foto de Pote; por tanto varias generaciones de escolares cubanos acudían a las aulas con sus enormes bigotes de guías vueltas para arriba en sus cuadernos. En 1910 Pote se apuntaría otro éxito al estabelecer un taller de impresión para realizar grabados en acero, el único existente en la Cuba del momento, Pote dedicó este negocio a la fabricación de sellos de correos.

La fortuna de José López no sólo procedía de su ventajoso casamiento. En efecto, Pote acertó plenamente al apoyar la causa independentista cubana, pues las relaciones con los principales líderes cubanos le traerían importantes beneficios económicos. De entre estas amistades políticas destacó la figura del general mambí José Miguel Gómez, a quien Pote financió en 1907 la campaña electoral que lo llevaría a la Presidencia de la República de Cuba. Cuentan las crónicas qué José López era lo único autorizado a entrar en el palacio presidencial en mangas de camisa, lo que da idea de la estrecha relación entre ambos personajes. En 1908 Pote consiguió un contrato en exclusiva para imprimir los billetes de la Lotería Nacional, lo que se tradujo en amplios beneficios. Más adelante, tamen conseguiría del gobierno de Gómez la concesión para la construcción de un puente de hierro sobre el río Almendares.

En 1912 Pote emprendió su operación económica más ambiciosa. En efecto, en ese año nuestro protagonista se hizo con el control del Banco Nacional. Esta entidad bancaria, fundada con capital norteamericano tras la guerra de independencia, contaba en 1919 con 87 sucursales en toda Cuba, teniendo como principales clientes los comerciantes españoles. Pote se hizo con el dominio del Banco Nacional al comprar la participación de J. P. Morgan. Bajo la administración de José López el Banco Nacional continuó su expansión, llegando a tener en 1920 un capital de 194 millones de dólares y 121 sucursales por toda la isla.

Pote fue paulatinamente diversificando sus inversiones, llegando a tener intereses en varios sectores. Así, fue propietario de los centrales Reglita y España, en la provincia de Matanzas. En este mismo senso, ocupó la presidencia de la Compañía Nacional de Azúcares. Promotor inmobialiario, construyó el reparto Miramar. Fue dueño de la fábrica de cemento "El Almendares".

Pero tan rápida subida fue seguida de una no menos rápida caída. La quiebra bancaria de 1920 llevó a la suspensión de pagos del Banco Nacional, lo que supuso la ruina de muchos gallegos que habían depositado sus ahorros en esta entidad. Pese a conseguir superar el temporal, indemnizando a los depositarios y conservando otros de sus negocios, Pote apareció ahorcado en la ducha de su casa, en el barrio habanero del Vedado, el 17 de marzo de 1921. De esta trágica manera terminaba la vida de este emigrante gallego, que llegó pobre y analfabeto a Cuba, consiguió subir hasta la cumbre de la pirámide social cubana y, finalmente, la ruina lo llevó a la muerte.

Documentación asociada
Documentación asociada
Documentos sobre José López "Pote"2.61 MB

Álbum de la Emigración

El Álbum de la Emigración recupera las figuras más destacadas de las colectividades gallegas en América, así como sus principales creaciones. Un acercamiento a la memoria de nuestra emigración.

El Álbum de la Emigración es un proyecto delArchivo de la Emigración Gallega(contenidos) yculturagalega.org(diseño)

E-mail : aemigracion@consellodacultura.org
Tel: +34 981 557351 / Fax: +34 981 582985


Consello da Cultura Galega
45230 lecturas