«Galicia 25. Unha cultura para o novo século» pone en relieve la historia completa de la comunidad

La muestra recuerda que Galicia no es solo pasado, sino también futuro, ya que en el próximo Año Santo, que se celebrará en el 2010, la comunidad marcará un lugar referente en el siglo XXI. 21/12/2009

Desde una dictadura que acarreó un régimen político opresor, hasta la democracia basada en la pluralidad de derechos y en el pleno reconocimiento de las libertades que ha llegado hasta nuestros días. Tres décadas es un periodo lo suficientemente amplio en el que la sociedad gallega ha pasado por distintas etapas que han hecho de Galicia lo que es ahora, además de sentar las bases de lo que será en el futuro. También su imagen ha mudado de raíz y darla a conocer es el objetivo de la exposición Galicia 25. Unha cultura para un novo século, una muestra que ha recorrido las principales ciudades gallegas y se encuentra distribuida en 25 módulos que invitan al visitante a reflexionar sobre la cultura gallega.

Abarca arquitectura e identidad, cultura ambiental, comunicación, diseño e industria, cómic, la sociedad del conocimiento, los sonidos, las palabras, la fiesta de los más jóvenes, el libro, imágenes y ficciones, artes escénicas y las diferentes posibilidades y las distintas presencias de Galicia en el mundo. Estos temas que descubre Galicia 25. Unha cultura para un novo século se presentan estructurados en «formas y espacios», «palabras, imágenes y sonidos» e «hilos y desafíos».

La muestra ha sido realizada en colaboración con Caixanova y la Xunta de Galicia y forma parte del programa de actos organizados por el Consello da Cultura Galega (CCG) para conmemorar su primer cuarto de siglo de vida en una «crónica do que somos, do que fomos construíndo entre todos ao longo destas case tres décadas que se estudan». La exposición ya ha pasado por ciudades como Vigo, Pontevedra, Ferrol, Santiago de Compostela, Ourense o Lugo, pero no será hasta llegar a A Coruña donde se pondrá punto y final a su periplo por la comunidad a finales de enero de 2010.

El objetivo de la muestra

Desde el CCG, un organismo que tiene como tarea principal la reflexión sobre la cultura en perspectiva de la defensa y promoción de los valores propios, comentan que el fin de la exposición pasa por «trasladarla por los máximos lugares posibles en Galicia y en el extranjero», una medida que necesita una «buena inversión en dinero, personas y material».

Esta no sería la única muestra que tiene el otro lado del charco como destino. Nós mesmos. Asociacionismo galego na emigración, otra exposición llevada a cabo por el CCG, se encuentra actualmente en Montevideo con la misión de proyectar al exterior «la riqueza y la diversidad de la cultura gallega en cualquier manifestación».

En palabras de Ramón Villares, presidente del CCG, Galicia 25. Unha cultura para un novo século «é unha mensaxe de futuro e unha expresión da pluralidade e do policentrismo da cultura galega» que recorre los últimos treinta años de la comunidad. Ramón Villares señaló, en relación a esta cultura, que es «el elemento sustancial de la identidad del país, así como un componente decisivo en la configuración de la Galicia de la Autonomía».

Para el comisario de la exposición, Victor F. Freixanes, Galicia 25. Unha cultura para un novo século «é un escaparate da cultura galega, a imaxe dun país en marcha que ten algo que dicir e quere dicilo, unha cultura e un idioma con capacidade para dialogar e interactuar con outras culturas e outros idiomas en igualdade de condicións, sen arrogancias e sen complexos».

«Máis ca un territorio»
«A cultura non se limita aos signos de ornamentación, nin sequera aos símbolos que nos definen como pobo, senón que supón un proceso dinámico que impregna o conxunto da sociedade», rezan los paneles que se pueden observar en la exposición, donde se añade que «Galicia é algo máis ca un territorio ou unha xeografía, é unha comunidade espallada polo mundo».

Galicia 25. Unha cultura para o novo século pone en relieve que la historia completa de una comunidad, en la que se incluyen sus símbolos (como el himno o la bandera), o las instituciones (como la Real Academia Galega), que no adquiere un significado pleno sin comprender del todo el sentido de la emigración. Un fiel reflejo de la influencia con las tierras americanas es que solo en Buenos Aires hay unas 50 sociedades gallegas activas en la actualidad, mientras, en Uruguay, existe el Centro Gallego de Montevideo, fundado en el año 1879, que es el centro más antiguo de los que actualmente se encuentran en activo.

Pero no hay que irse al otro lado del charco para ser consciente de que Galicia es un referente de cultura. La muestra recuerda que es en el 2010 cuando se conmemorará el Año Santo y, con éste, la importancia de los caminos de Santiago, las vías espirituales y de contacto con la naturaleza que volverán a ser la clave para situar a la comunidad en un lugar referente en pleno siglo XXI.

538 lecturas