El primer faro de España con energía eléctrica

La tragedia del Serpent en 1890 llevó a construir en Cabo Vilán el primer faro da modernidad.
El primer faro de España con energía eléctrica

En 1896 se inauguraba en cabo Vilán (a cinco kilómetros del pueblo de Camariñas) el primer faro de España que dispuso de energía eléctrica. Antes de él, había otro, levantado en 1854, pero su deficiente iluminación había quedado en entredicho ante las sucesivas tragedias que vivieron estas costas por esos años. La más tristemente famosa fue la del buque escuela inglés Serpent que naufragó el 10 de noviembre de 1890 cerca de la playa de Trece. El barco se dirigía de Plymouth a Sierra Leona, pero chocó contra la Punta do Boi y se hundió en cuarenta y cinco minutos. De los 176 tripulantes sólo tres salvaron la vida. Los cadáveres recuperados fueron enterrados cerca de la playa, en un lugar que desde entonces se conoce como o Cemiterio dos Ingleses, una necrópolis que es también un recuerdo para todos los muertos en el mar.

Tras ésta y otras tragedias se instaló energía eléctrica en el faro. La torre está construida sobre una plataforma de rocas, tiene veinticinco metros de altura, se eleva algo más de cien sobre el nivel del mar y su potencia de luz alcanza las cuarenta millas marinas (más de setenta kilómetros).

Cabo Vilán es sin duda uno de los lugares más impresionantes de todo el litoral galaico pues está formado por un gran promontorio rocoso que penetra en un mar bravío para concluir luego en un islote (Vilán de Fóra) precedido por el faro.

(El capítulo completo y más singularidades de Galicia, en el libro Galicia en cen prodixios, de Henrique Alvarellos (Edicións Xerais, 2004))

2094 lecturas